Fem servir cookies per proporcionar una millor experiència en la navegació . Si continua navegant considerem que accepta l'ús de cookies. Configurar.


El PUEBLO

Albons se formó encima de una pequeña montaña principalmente para protegerse de las inundaciones periódicas que originaban a la llanura los numerosos cursos de agua entre ellos uno de los principales brazos del Ter.
No obstante, la presencia de los restos del castillo de Albons demuestra que la ubicación del asentamiento respondía también a una estrategia defensiva militar. Así, al espacio abierto de la plaza Major se debían alzar otras construcciones de la fortaleza. A ponente de la plaza se conserva hoy en día la parte inferior de una torre cuadrangular, el único vestigio que ha quedado de las antiguas murallas. 
La estructura medieval de Albons hace que todas las calles suban hacia la parte superior, donde se alza la iglesia parroquial consagrada a Sant Cugat (documentada desde la segunda mitad del siglo XIII). Este edificio, de origen románico, conserva a su interior una pica bautismal vaciada en un bloque calcáreo de una única pieza.
Dentro del término municipal, concretamente a la sierra de Valldavià, es importante destacar la capilla de Sant Grau, actualmente restaurada y caracterizada por el espeso bosque de pino blanco que rodea, aunque en algún punto determinado aún se pueda disfrutar de una amplia perspectiva de la llanura empordanesa.

La iglesia de Sant Cugat
El castillo
La capilla de Sant Grau